Historia del pueblo Nubio

  Publicado el 31 de Diciembre del 2018

Artículo

La danza Nubia es uno de los folclores que bailamos dentro de la danza oriental, pero poco se conoce de su historia y de su gente.

Nubia significa valle del oro y es que sus tierras a lo largo de los siglos han sido muy ricas en oro.

Actualmente, es una región situada en el norte de Sudán y sur de Egipto. Antiguamente fue un reino independiente que compitió mucho con Egipto en importancia, pero que desgraciadamente, no se conoce apenas.

Pero empecemos por el principio…

Nubia en la antigüedad

Localizada en la parte central del Valle del Nilo, se extendía desde la primera catarata del Nilo, en Asuán hasta Jartún al sur, actual capital de Sudán. Fue un reino independiente y estaba habitada hace 100.000 años. Muchos historiadores creen que fueron descendientes directos de los primeros homo sapiens.

Siempre ha sido una zona muy rica en oro, por lo que siempre ha tenido mucho interés para los egipcios. Además, suponía una amenaza para Egipto, ya que era una civilización en auge gracias a todos sus recursos.

Mapa nubio minero de hace 3000 años
Mapa nubio minero de hace 3000 años

Unos 2.000 años A.C. surgió Kerma, una ciudad muy poderosa, que llegó a tener 100.000 habitantes. Estaban muy preparados para los conflictos bélicos y tenían numerosos baluartes defensivos. Sobre el 1.500 A.C. Tutmosis I conquistó Kerma y ocupó la zona. Egipto necesitaba el control de la zona para tener dominio de sus ricas minas de oro y así mantener su poder. Nubia pasó a ser una provincia de Egipto hasta la caída del Imperio Nuevo, sobre el 1070 A.C. cuando el pueblo nubio vuelve a ser independiente, creándose el Reino de Kush, con capital en Napata.

Mapa del Reino de Kush
Mapa del Reino de Kush

En los siglos siguientes fue un reino muy floreciente llegando a tener su frontera en el sur cerca de la actual Jartún, capital de Sudán. Aún siendo independientes siguieron con muchas de las costumbres egipcias, construyeron numerosas pirámides y adoraban a Isis y a Amón.

En el siglo VIII A.C. Kashta, rey de Kush invadió Egipto y estableció la dinastía vigésimo quinta de Egipto, que reinó en Egipto desde el 760 A.C. Primeramente Kush llegó hasta Tebas y después su hijo Piye lo extendió desde Tebas hacia el Bajo Egipto. Estos faraones negros fueron muy benevolentes con las tradiciones egipcias y llegaron incluso a esculpirse esfinges. Gobernaron Egipto durante 8 décadas, salvando su civilización y cultura.

Faraón nubio
Taharqa, Faraón nubio

Son 5 los faraones negros, el quinto y más importante es Taharqa, que gobierna durante 26 años y deja una huella imborrable. Incluso contribuyó a ampliar el complejo de Amón del Templo El Karnak. Para los egipcios el éste faraón fue realmente elegido por Amón, ya que bajo su reinado las cosechas fueron muy buenas y el Nilo no inundó sus pueblos.

Este periodo de esplendor termina cuando los asirios les expulsan, liderados por Asurbanipal. De ahí vuelven a su tierra natal y fundan el Reino de Napata. Poco después, en el 591 A.C. el faraón Psamético II les saquea, así que trasladan la capital de Napata a Meroe. Allí continuaron con la costumbre de enterrar bajo pirámides, dejando en dicha ciudad un legado imponente.

Meroe
Meroe

Fue un periodo en el que las condiciones climáticas se endurecieron y partir de entonces llegan unos 300 años de decadencia, hasta el 300 a.C.  que de nuevo es un reino con importancia comercial y política. Desarrollaron su propia escritura jeroglífica egipcia y con caracteres demóticos. Este periodo dura 600 años, en los que destacan entre sus gobernantes 7 mujeres conocidas como Candace. Comerciaron con el Egipto romano, con Arabia y la India y tenía una próspera industria del hierro y metales en general.

Entre los años 320 y 325 intentan expandirse hacia el este, en el Reino de Axum (en la actual Etiopía), y éste les derrota y ocupa Meroe. Se inicia entonces la implantación del cristianismo en dicha ciudad. Como consecuencia de la derrota Meroe se divide en varios estados más pequeños, entre ellos Nobatia, Makuria y Alodia, a los que no llegará el islam hasta finales del siglo XIII.

Nobatia
Nobatia

Con el tiempo Nobatia, con capital en Dongola, absorbió a Makuria. Durante el siglo VII los musulmanes intentan invadir sin éxito Dongola, y en ese momento se firmó un tratado que permitía la libertad de culto cristiano y un acuerdo de comercio pacífico, que duró 600 años.

Casi se pierde el rastro de estas ciudades sobre el siglo XIII, cuando los gobernantes mamelucos llegan al poder en Egipto e intentan invadir Makuria, dejándola muy debilitada y destrozando gran parte de su riqueza.

A finales del siglo XIV, el territorio se divide como consecuencia de la decadencia del gobierno dongolano, quedando bajo dominio egipcio, que controla toda la región hasta el siglo XIX, con la llegada de los británicos en 1880.

En 1932, con la descolonización, la población nubia queda dividida entre Egipto y Sudán. A pesar de estar divididos, siguen manteniendo sus costumbres y su lengua propia, cosa que cada vez se hace más complicada ya que en el colegio aprenden árabe.

Abandono forzoso de sus hogares por la construcción de la Gran Presa de Asuán

Entre 1960 y 1970 con las obras del lago Nasser para la construcción de la Presa de Asuán, muchos nubios fueron obligados a mudarse, ya que sus tierras quedarían bajo las aguas del lago Nasser. Dicha presa se construyó para evitar los numerosos desbordamientos del Nilo, pero las consecuencias para el pueblo nubio fueron devastadoras, viéndose obligados a dejar todo cuanto tenían.

El gobierno egipcio les cedió unas tierras en Kom Ombo, a 24 kms de distancia del Nilo y a 48 kms al norte de Asuán. Como las condiciones eran mucho peores por estar en medio de la nada, el pueblo nubio se dividió buscando mejores condiciones en otras zonas: algunos a otras zonas del sur de Egipto, a El Cairo, a Alejandría o a orillas del Mediterráneo.

 A dichas tierras de Kom Ombo llegaron unos 50.000 nubios en la década de los 60. Viven resignados y creen que el líder Náser quería destruir su cultura. Antes, tenían buenas y fértiles tierras cerca del Nilo y ahora están en medio de la nada, donde la agricultura es muy complicada y no pueden pescar. Lo único que prospera es la caña de azúcar. Además el terreno no es estable y se ven obligados a rehacer sus hogares casi anualmente.

Como consecuencia de la creación del Lago Nasser, numerosos monumentos quedarían también bajo sus aguas, así que en 1960 se inició una operación de rescate patrocinada por la Unesco. Se trasladaron un total de 24 monumentos a ubicaciones más seguras. Algunos fueron donados a los países que habían colaborado con el rescate: el Templo de Debod a Madrid, el Templo de Dendur a Nueva York, el Templo de Taffa a Leiden, el Templo de Ellesiya a Turín y unos cuantos más para Sudán.

Templo Debod - Madrid
Templo Debod - Madrid

En la actualidad

Actualmente son una población dividida entre Egipto y Sudán. Los nubios de Egipto tienen muy claro que no son egipcios y se sienten, con razón, marginados como sociedad. Los nubios de Sudán gozan de más simpatía por parte del gobierno. A pesar de todo, intentan mantener sus costumbres y viva su lengua.

Físicamente  se dice que son muy guapos, por la combinación de piel muy oscura pero de rasgos faciales muy finos.

Muchos de sus asentamientos viven del turismo, ya que no les es posible hacerlo de la agricultura como lo habían hecho antes. Sus casas son muy sencillas, hechas de adobe y barro con fachadas decoradas con colores.

Recuerdo con mucho cariño cuando en 2004 tuve oportunidad de visitarles en uno de mis viajes a Egipto. Navegamos en faluca, una pequeña barca, por el Nilo donde me asombró ver niños en barquitas muy pequeñas esperando a que pasara alguna faluca llena de turistas para acercarse, y amarrarse peligrosamente. Una vez se aseguran de la procedencia son capaces de cantar y recitar varias frases en tu idioma sin ningún problema para obtener algo de dinero. Me hacía mucha gracia que una de sus frases que pude escuchar en numerosas ocasiones era “Hola hola Pepsi cola”.

Faluca
Niños agarrados a una faluca de turistas

Una vez en la orilla, había numerosos niños y niñas que se nos acercaban a los turistas a darnos la mano durante todo el recorrido por su pueblo pidiendo dinero en varios idiomas con carita de pena. También les llamaba la atención cualquier pendiente, anillo o collar y hacían gestos para intentar conseguirlos como obsequio.

Niños nubios
Con una niña nubia al llegar a visitarles

Recuerdo también el colegio nubio, donde pudimos asistir a una clase con una de sus maestras.

Maestra nubia
Maestra nubia enseñándonos los números

Nos explicaron que el festejo de boda es muy importante para ellos, que antiguamente se celebraba durante 15 días y que hoy ya sólo son 3 y que la música y la danza forman parte importante. Normalmente las letras de las canciones hacen alusión a la belleza de la novia y son capaces de bailar durante horas! Se organiza el baile normalmente en filas, unas de hombres y otras de mujeres, aunque también se puede bailar en parejas, siempre del mismo sexo.

Interior de una casa nubia
Interior de una casa nubia

Conclusión

Con todos estos datos me gustaría que se reconociera su importante papel en la historia, ya que ha quedado en el olvido y eclipsada por la civilización egipcia.

Por otro lado el gobierno de Egipto está en deuda con ellos, ojalá algún día puedan volver a asentarse a las orillas del lago Nasser y su cultura y lengua sean respetadas y reconocidas.

Bibliografía

 

Y ahora cuéntame tu opinión… ¿Qué es lo que te resulta más curioso? ¿Qué sabías sobre Nubia?