Ya está disponible el concurso #OrientalDanceChallenge. ¿Te lo vas a perder?

Quiero saber más

Oum Kalsoum, el Astro de Oriente

  Publicado el 13 de Diciembre del 2018

Artículo

En este post conoceremos en profundidad la historia de Oum Kalsoum, la cantante más importante de la música árabe.

Su nombre artístico también ha sido transcrito como Oum Kalthoum, Umm Kulthum, Om Kolthum, Om Kolthum, Umm Kalzum, ʾUmm Kulṯūm, Umm Kalzum, etc. La palabra Oum (أم) en árabe significa "madre".

Su nombre auténtico era Fāṭima ʾIbrāhīm al-Baltāǧī, nació en una fecha no confirmada de 1898 en Tamay az-Zahayra, un pueblo campesino del delta del Nilo, Egipto.

Su vida

Su biografía está a la altura del mito: Su padre, imam del pueblo, la mandó durante un par de años a la escuela coránica. En ella Oum Kalthoum apenas aprendió a leer y a escribir; pero aquel tiempo fue decisivo; también el arte de la recitación, desarrolló la memoria con el texto más difícil, el Corán (se dice que memorizó todo el libro), y adquirió una dicción tan extraordinaria que fascinó a los grandes poetas árabes durante el resto de su vida. Todo esto siendo una niña de origen pobre y casi analfabeta.

Aprendió a cantar escuchando a su padre enseñar a su hermano mayor, Khalid. A una edad temprana mostró un talento de canto excepcional. Su padre cantaba temas religiosos en los pueblos de la zona. Cuando ella tenía 12 años, notó la fuerza en el canto de su hija y le pidió que se uniera al conjunto familiar. Ella se vistió de niño para evitar la desaprobación debido a tener una niña en el escenario.

A la edad de 16 años, se fijó en ella Mohamed Aboul Ela, un cantante modestamente famoso, que le enseñó el antiguo repertorio árabe clásico. También llamó la atención de un intérprete de laúd llamado Zakariya Ahmad. Le pidieron que les acompañara a El Cairo. Esperó a tener 23 años para aceptar su invitación; mientras tanto actuaba como un chico en pequeños teatros.

El poeta Ahmad Rami escribió 137 canciones para ella, y también le inició en la literatura francesa, que él admiraba mucho de sus estudios en la Sorbona, París. Y finalmente se convirtió en su mentor principal en literatura árabe y análisis literario.

Muhammad al-Qasabi, un virtuoso del laúd, introdujo a Oum Kalthoum en el Palacio del Teatro Árabe, donde tendría sus primeros grandes éxitos.

En 1932 ya era famosa y emprendió una gran gira por ciudades árabes, visitando Damasco, Bagdad, Jerusalén, Beirut y Trípoli.

En 1944, el rey Faruk I de Egipto la condecoró con el más alto nivel de órdenes ( nishan el kamal), una decoración reservada exclusivamente para los miembros de la familia real y los políticos.

Su fama también le permitió, en 1948, conocer a Gamal Abdel Nasser, futuro presidente de Egipto. Ambos se profesaron en lo sucesivo una mutua admiración.

Alrededor de 1965, Oum Kalthoum comenzó a colaborar con el gran compositor, cantante y músico Mohammed Abdel Wahab. Su primera canción compuesto por Abdel Wahab, "Enta Omri" (Tú eres mi vida), fue considerada la "reunión de la cumbre" de los más grandes en la música árabe. Varias hermosas canciones compuestas por Abdel Wahab siguieron, como "Amal Hayati" (La esperanza de mi vida). "Fakkarouni "(Me recordaron), "Daret el Ayam" (Pasaron los días) y otras.

Su repertorio es amplísimo, aunque hay varias canciones que son más conocidas como las anteriores, "Alf Leila Wa Leila" (Las mil y una noches), "El Atlal" (Las ruinas), por ejemplo, entre tantas.

Hoy en día, Mohammed Abdel Wahab y Oum Kalthoum son considerados como los más auténticos representantes de la música árabe clásica. Han triunfado en los medios de la edad de oro con canciones inolvidables y que han inspirado a muchas generaciones de artistas.

Enta Omri

Daret el Ayam

Alf Leila Wa Leila

Su muerte

El Astro de Oriente falleció el 3 de febrero de 1975, a los 76 años. Su cortejo fúnebre se convirtió en un evento nacional. Cuatro millones de egipcios conmocionados se echaron a las calles acompañados por miles de personas que se habían desplazado hasta el Cairo para despedirla mientras pasaba el cortejo. Incluso se informa que la asistencia a su funeral atrajo a una multitud mayor que al del difunto presidente Gamal Abdel Nasser, que falleció en 1970.

Se paralizaron las emisiones de radio y televisión, y se declararon varios días de luto oficial. Fue enterrada en loor de multitudes y con honores de jefe de Estado en la célebre Ciudad de los Muertos.

No era el fin del mundo, pero sí el final de un mundo: había muerto Oum Kalthoum.

Su arte

Es muy interesante toda su trayectoria. Su vida privada era austera y discreta. Lo fundamental de ella es que ha sido la mejor cantante árabe de todos los tiempos. Se le conocía como la Señora del Canto Árabe y también como el Astro de Oriente.

Cantaba en árabe clásico, perfecto, tenía una voz única, y tan potente que debía cantar un poco alejada del micrófono. Le acompañaba una gran orquesta, como ella merecía. Su presencia era elegante, con su peinado y vestidos bordados largos hasta los pies. llevando siempre un pañuelo de seda en su mano izquierda.

Cada canción que cantaba en teatros duraba alrededor de una hora. Eran tan largas en directo, que llegaban a un punto en que la artista, se veía obligada a crear versiones más reducidas para poder grabarlas en un disco de vinilo.

El público asistente a sus conciertos mostraba con entusiasmo su admiración, su adoración por la gran dama de la canción árabe. En los videos que se conservan, siempre se oye al público entregado a la magia de su canto, a su expresividad, elegancia y sentimiento.

Sus canciones tratan de sentimientos profundos, de amor, son como música sagrada, excepcional. En el mundo árabe era adorada y reverenciada. Poseía un increíble registro de voz, una gran capacidad de improvisación y se caracterizaba por conectar muy estrechamente con el público. Por eso mismo prefirió cantar en público que hacer películas.

Sus actuaciones semanales en público, radiadas en directo por la poderosa cadena Sawt al-Qahira (La Voz de El Cairo) eran escuchadas en todo el Mundo Árabe.

Además Oum Kalthoum, quien merece ser más valorada y conocida en el mundo occidental, ha sido una influencia significativa tanto en el mundo árabe como fuera de él. Eso es algo que han reconocido muchos músicos, artistas y admiradores suyos en todo el mundo.

Muy importante también es lo siguiente: No había bailarinas que estuviesen a la altura de Oum Kalthoum para danzar sus canciones, salvo una, a quien se considera su equivalente en danza. La magnífica Soheir Zaki fue la única a quien la gran Dama permitió bailar lo que ella cantaba. Había buenas bailarinas en la época dorada, pero Soheir Zaki era única, la mejor. De ahí la elección de Oum Kalthoum.

En la actualidad

Tiempo después y ahora, bailarinas de danza árabe ejecutan versiones de fragmentos de Oum Kalthoum. Pero no hay muchas que lo hagan adecuadamente, porque es una música muy especial, que requiere ser interpretada de una forma igualmente especial.

Para danzar cualquier canción de Oum Kalthoum hay que sentirla, coreografiarla y expresarla con la perfección que requiere la más grande cantante árabe que ha existido. Debe llegar al corazón y emocionar contemplar su danza... de otra manera no puede ser.

Ella es la cantante más importante en el mundo árabe, la que sigue vendiendo más discos, la que se programa con más asiduidad en las radios, en las televisiones, la que más retratos tiene colgados en las paredes de los colmados, de los cafés, desde la medina de Casablanca hasta Bagdad pasando por Dakar, por Jartum, por París. En los pueblos de montaña, donde aún no alcanzan la televisión ni sus estrellas, se escucha a Oum Kalthoum; en las grandes ciudades, las familias respetables la adoran como expresión clásica del refinamiento árabe.

Me gustaría que al leer ésto, se conociese mejor y valorase más a Oum Kalthoum, su perfección y la belleza de sus canciones clásicas, sublimes, que son un legado a la humanidad para siempre.

 

A mi me parece fascinante toda su vida, ¿qué es para ti lo más curioso o lo que más te gusta de ella?